ferroldondeyonaci.es

 Todo sobre Ferrol

     El tiempo para Ferrol   Galego    Contáctanos
 
 

MENÚ

Origen y evolución

Barrios antiguos

Barrios nuevos

La zona rural

Plazas y Monumentos

Introducción
La Plaza Vella
La Plaza de Amboage
La Plaza de San Amaro
La Plaza de Sevilla
La Plaza de Armas
La Plaza de España
El Parque

Museos y Bibliotecas

Edificios

Tradiciones

Deporte

El Naval

 

 
 
 
 
 

Plazas y Monumentos

 

Introducción

Existen en Ferrol un número importante de plazas y monumentos que le dan un aspecto característico e que, en el sentir de muchos ciudadanos, son definitorios de las grandes diferencias  de todo tipo que existieron en la ciudad y que con el paso del tiempo parece que se van atenuando.

Algunos de estos monumentos e igualmente las plazas, gozan del aprecio popular, aunque  con ciertos retoques, podrían ganar mucho en cuanto a importancia y belleza estética.

 

 La Plaza Vieja

Se puede considerar como la plaza más antigua de la ciudad. Su amplitud fue reducida por las edificaciones del Arsenal Militar.

Desde siempre, la Plaza Vieja fue algo así como “la cenicienta” de las plazas ferrolanas, descuidada y practicamente olvidada por casi todos los gobiernos municipales. Y sin embargo, posee una serie de cualidades que están esperando la dedicación de un urbanista que sepa darle el tratamiento adecuado a sus condiciones e importancia.

Unha solución podría ser la elevación de su nivel hasta la altura de la carretera, para integrarla de alguna manera con la pequeña plaza situada en la entrada principal del Parque del Arsenal Militar. Un parque infantil modernizado, mobiliario urbano acorde con el espacio y el ajardinamiento correspondiente, le darían un aspecto mejor que el actual.

Tampoco estaría mal poner en un rincón, un monumento dedicado a la gente del mar: a los pescadores, a las vendedoras de pescado, etc. Bien merecido se lo tienen.

El principal problema sería la carretera que divide ambos espacios, pero quizás los urbanistas y los arquitectos podrían buscarle unha solución adecuada.

 

La Plaza Vieja

 

           

 

La Plaza de Amboage

Es una de las dos plazas gemelas diseñadas en el centro de la Ciudad y la que mejor representa la función para la que fueron concebidas.

Esta plaza se viene utilizando de una manera general, para la celebración de diversos actos culturales y deportivos, a pesar de la incomodidad que representa la presencia del monumento al Marqués, en el centro del espacio libre.

Hace tiempo que esta plaza debería ser remodelada para un mejor aprovechamiento de  sus interesantes posibilidades.

Una de ellas podría ser la construcción de un aparcamiento subterráneo, con un amplio número de plazas reservadas para los residentes de la zona, con el objetivo de incentivar la ocupación de los muchos pisos vacíos existentes hoy en el centro de la ciudad, de los que huyen los posibles habitantes, por non tener la posibilidad de estacionar sus vehículos.

Esta posibilidad ya fue insinuada por algún gobierno municipal, pero se encontró con una fuerte oposición, que no se entiende muy bien, pues podría realizarse una actuación que fuese radicalmente respetuosa con el arbolado y con el entorno de la plaza. Los adelantos técnicos actuales en materia de construcción pueden garantizar este aspecto.

Por otra parte, la eliminación de la “Cruz de los Caídos”, (que a estas alturas de la Historia, ya no tiene razón de existir) y el traslado de la estatua del Marqués al ángulo ocupado actualmente por esa Cruz, permitiría un mejor aprovechamiento de la superficie que, en su centro, debería mantenerse libre de cualquier estorbo.

De todas maneras, si no se quiere mover la estatua, tampoco haría falta deshacer la Cruz. Bastaría cambiar su significado, dedicándola a todos los muertos en una estúpida guerra fratricida. Porque todos los muertos son nuestros muertos y porque recuperar la memoria histórica, significa también, no olvidar que esa guerra existió.

          

La estatua del Marqués

La Cruz de los Caídos

  

 

 La Plaza de San Amaro

Esta Plaza, es un verdadero ejemplo “antiurbanístico”, que nació por la iniciativa de la empresa encargada de la urbanización del barrio de Esteiro que, tras el derribo de las viejas casas, aprovechó la ineptitud y el papanatismo del Gobierno Municipal de aquella época, para depositar allí muchas toneladas de tierra sobrantes, ahorrándose así el importe de un costoso transporte.

El muro edificado para contener tanta tierra, impide la visión de la propia plaza y anula la perspectiva panorámica de las viviendas de las plantas bajas de las calles adyacentes.

Por otra parte, el monumento instalado en la punta de la Plaza, además de no tener nada que ver con Ferrol y con su Historia fue, desde el principio, objeto del rechazo de los ferrolanos. Sin embargo,, aquellos políticos municipales lo admitieron, porque les dijeron que era “escultura de vanguardia”.

Popularmente se conoce esta Plaza por el nombre de “Plaza del Pelouro”.

La mejor solución que se le podría dar sería, rebajar la altura de la Plaza, repartiendo el desnivel en dos partes: escaleras de bajada en la parte alta, hasta un  metro y medio más abajo del nivel de la calle, y hacer unha superficie horizontal del espacio libre. De esta manera, además de poder utilizar las escaleras como gradas para cualquier evento a celebrar en la plaza,  se permitiría la visión casi total de las calles laterales, quedando la parte baja aproximadamente a un metro de altura y rematando en forma redondeada, para quitarle ese desagradable aspecto de peligro y agresividad. Porque si lo que se pretendió fue representar la proa de un barco, - ¡que manía con los barcos, señor! - el intento fracasó rotundamente.

En cuanto a la “escultura de vanguardia” lo mejor sería retirarla, o bajarla al nivel de la calle, incrustándola en el extremo final de la Plaza, para evitar el posible peligro de su caída.

 

Plaza de San Amaro

 La Plaza de Sevilla

Hubo un tiempo en que la Plaza de Sevilla era la más hermosa de la ciudad. Sin embargo, la actuación que se realizó con motivo de la reurbanización de la barriada de las Casas Baratas, eliminó la pista infantil de tráfico y una parte importante de los jardines.

El parque de juegos infantiles hace poco tiempo que fue remodelado, y quedó bastante bien, pero desaprovechando mucho espacio. Toda esa zona dedicada a los juegos de los “peques” debería estar protegida con un cierre de baja altura que, sin representar peligro para los niños, impidiese la entrada de los perros. Habría que recortarle la punta del espacio actual, a la  altura del paso abierto por la gente, o pavimentar ese paso con losetas.

La pista polideportiva necesita una renovación del suelo, que en la actualidad está bastante deteriorado; habría que instalar un pavimento más adecuado para la práctica deportiva, en el que una eventual caída de los jugadores no representase el peligro actual. Y además, prohibir terminantemente el uso de la pista para otras actividades que no sean las deportivas.

En el paseo perimétrico, se podría delimitar un “carril - bici”, para separar los paseantes de los niños que circulan en sus bicicletas.

El triángulo sur de la plaza necesita una actuación que le proporcione la utilidad que ahora no tiene, comenzando por nivelar el piso, que está bastante inclinado.

En una ocasión pusieron allí una mesa de tenis, que fue utilizada durante algún tempo, pero que se deterioró y no se volvió a reparar. De todas maneras, hay que buscar actividades que no necesiten medios adicionales para la práctica deportiva. Por ejemplo, se podrían instalar aparatos de gimnasia para rapaces, que non necesitan más medios que la propia afición. Un potro, barras paralelas, anillas, barra fija, etc. No serían muy costosos, tendrían pocos gastos de mantenimiento y podrían servir de entretenimiento para que gasten el exceso de energía, aquellos chavales que ya pasaron de los juegos de balancines y toboganes.

El círculo central podría ser equipado con canastas de baloncesto fijas, que son menos peligrosas y ocupan menos espacio.

El nombre de la Plaza fue adoptado por los chavales que jugaban allí, cuando aún era un espacio de tierra sin urbanizar. Entre ellos había un andaluz, conocido por el nombre de “Sevilla”, que se pasaba el día jugando en la plaza y destacaba por su simpatía y habilidad en los juegos, lo que hizo que los demás adjudicasen a la plaza el nombre de aquel “Sevilla”, nombre que después hizo oficial el Ayuntamiento.

Cuando se urbanizó la plaza por primera vez, se trató de dotarla de alguna referencia con la ciudad andaluza y se plantaron en sus jardines más de doscientos rosales, que eran un verdadero regalo para los ojos.

Desgraciadamente, con la reurbanización de la plaza en año 1996, el Ayuntamiento impuso un criterio de austeridad en el mantenimiento de los jardines de esta plaza, arrasando los rosales, muchos metros de cierre de mirto y algunos de los muchos árboles que había. Aún así quedaron varios cedros, moreras, camelias e palmeras, que hacen de la zona un atractivo lugar.

Para recuperar un poco la relación de identidad con la ciudad andaluza, se podría instalar en algún lugar de los jardines de la plaza, una pequeña reproducción de la famosa Giralda.

Antigua Plaza de Sevilla con los Arcos al Fondo

La Plaza de Sevilla ahora

 La Plaza de Armas

Es una de las dos plazas gemelas diseñadas en el barrio de La Magdalena, y que en opinión de algunos arquitectos y urbanistas, resultó muy perjudicada por la edificación del Palacio Municipal, que ocupó casi la mitad de su superficie, quedando esta muy  mermada.

Hace muchos años, esta plaza era un amplio espacio cuadrado, comprendido entre las calles Real, Rubalcaba, María y Tierra. El  desnivel existente entre las calles María y Real, se solucionaba con escaleras de acceso. En el centro de la plaza había un gran obelisco dedicado a la memoria de Cosme Damián Churruca, insigne marino, matemático y cartógrafo, héroe de la batalla de Trafalgar, que fuera formado en la Academia Naval de Ferrol.

Antiga Praza de Armas co Obelisco no centro

 En la base del obelisco había una fuente de cuatro caños, en la que se abastecía de agua la población de La Magdalena. Cuando se construyó el nuevo edificio del Ayuntamiento, el obelisco fue trasladado a los jardines de Herrera, a donde fueron llevadas también las balaustradas y rejas que estaban situadas en el cantón, delante del anterior edificio del Ayuntamiento.

Vista parcial de la Antigua Plaza de Armas con la calle María al fondo

 

Después de la construcción del nuevo edificio, se hizo un aparcamiento subterráneo bajo la plaza, con entrada y salida por la calle Real y se aprovechó el frente para instalar varios establecimientos comerciales bajo el suelo de la plaza.

Aspecto de la Plaza de Armas con el edificio del Ayuntamiento

 

A causa de algunos fallos en la construcción del suelo, se produjeron filtraciones del agua de la lluvia, que afectaron a los comercios, haciéndose necesaria una actuación urgente para solucionar el problema. Sin embargo, las divergencias entre los grupos políticos que se fueron alternando en el gobierno municipal, fueron atrasando unas obras que actualmente, casi finalizada la primera década del siglo XXI, resultan  indispensables.

Entre las posibles soluciones, hay quien opina que lo mejor sería demoler el edificio y recuperar el aspecto primitivo de la plaza. Esta solución, además de un enorme costo, tiene el inconveniente de encontrar un lugar céntrico, apropiado para el nuevo edificio, sin estropear otra plaza o espacio público semejante.

Hay quien admite como buena la ampliación del aparcamiento, con una o dos plantas más, renovando el piso de la plaza y manteniendo la zona comercial.

Algunos más, rechazan la zona comercial, pero admiten la ampliación del aparcamiento, con un tratamiento apropiado para la superficie.

Por otra parte, teniendo en cuenta que devolver la plaza a su estado primitivo no parece una solución muy realizable, se podría estudiar una idea nueva, consistente en elevar el piso de la plaza una altura suficiente (aproximadamente un metro) para nivelar el techo del aparcamiento con la calle Real y aprovechar el amplio espacio que quedaría entre ambas placas, para albergar varias de las dependencias municipales que ahora no tienen cabida en el edificio principal.

El frente, se podrí cerrar con una reproducción de la parte baja de la fachada del edificio del Ayuntamiento, a una escala apropiada a determinar por los técnicos.

Propuesta de actuación sobre la Plaza de Armas

El acceso a la plaza quedaría con cuatro entradas: dos desde la calle Real, una a cada lado de la plaza, por medio de escaleras simétricas con las actuales en el frente del edificio; y las otras dos, una frente a la calle Galiano, y la otra frente a la calle Dolores, ambas con doble acceso de rampa y tres o cuatro escalones, teniendo en cuenta que habría que dejar un espacio para la entrada y salida del aparcamiento.

 A pesar de las deficiencias del montaje fotográfico, se puede observar con bastante claridad lo que sería el nuevo aspecto de la plaza, que admitiría variedad de tratamientos para la superficie, además de ganar un espacio importante hacia la calle Real.

Independientemente de lo acertado de la idea, esta actuación no parece presentar dificultades técnicas que los arquitectos no pudiesen superar facilmente.

 

Posible fachada de la Plaza de Armas en la calle Real

 

 
 

Copyright © 2007 ferroldondeyonaci. Todos los derechos reservados